¿Cómo beneficia el mar a nuestros cerebros?

¿Cómo beneficia el mar a nuestros cerebros? Desde tiempos inmemorables, los humanos le hemos asignado propiedades sanadoras y transformacionales al...
¿Cómo beneficia el mar a nuestros cerebros?

¿Cómo beneficia el mar a nuestros cerebros?

Desde tiempos inmemorables, los humanos le hemos asignado propiedades sanadoras y transformacionales al agua. En la antigua Roma, los baños eran una parte importante de la vida cultural, un lugar para encontrar relajación y conectarse con los demás en un ambiente tranquilo. Los ríos han sido vistos por mucho tiempo como lugares sagrados; en varios contextos espirituales, el agua ha simbolizado renacimiento, limpieza espiritual y salvación.

Actualmente, seguimos buscando en el agua esa sensación de calma y claridad. Pasamos nuestras vacaciones en la playa o en el lago, haciendo ejercicio y practicando deportes como el surf, scuba-diving, nadar, etc; refrescándonos a nosotros mismos con largas duchas y baños de espuma, y también construyendo nuestras casas cerca de las playas.

Nuestra afinidad por el agua incluso se refleja en la atracción natural que tenemos hacia el color azul. Este color es mayormente elegido como el color favorito de las personas.

Las investigaciones de marketing https://gananci.com/tecnicas-de-mercadeo  han encontrado que las personas lo asocian a cualidades como calma, apertura, seriedad y sabiduría. El agua le da descanso al cerebro.

En nuestra vida diaria, somos constantemente bombardeados por estimulantes sensoriales, ya sea de nuestros móviles, nuestras casas u oficinas, o en las calles de la ciudad. Nuestros cerebros necesitan tiempo libre, pero raramente lo consiguen.

Estar cerca al agua les da a nuestros cerebros y a nuestros sentidos un descanso de la sobre-estimulación. Todo se simplifica. No es silencio puro, pero el sonido del agua es mucho más simple que el sonido de las voces o el sonido de la ciudad. También se simplifica el horizonte, cuando miras el mar, es visualmente simple a comparación de una oficina o las calles de una ciudad, donde debes absorber millones de piezas de información cada segundo.

Tenemos un descanso cognitivo, ya que hay menos información que debemos procesar. Nuestros cerebros no se apagan, siguen funcionando, pero de manera diferente.

El agua puede inducir a un estado de meditación

La mayoría de nosotros ama sentarse cerca al océano o un río y contemplar el agua, podemos estar por largos periodos simplemente observando los movimientos calmados del agua. ¿Por qué? Tal vez no seamos conscientes de eso, pero el agua puede inducirnos a un estado de calma, casi de meditación.
Cuando estamos en el agua, nuestros cerebros entran en un estado de atención leve. En este estado, el cerebro está conectado con el agua, tomando la información sensorial que le brinda, sin ser abrumado por estas sensaciones (eso es algo que experimentamos al mirar una película de acción o jugar un videojuego).

Estar en un estado, en el que el cerebro está relajado pero enfocado, ayuda a la mente y al cuerpo. Reduce el estrés, alivia la ansiedad, dolor y depresión, mejora la claridad mental y la atención y provee mejor calidad de sueño.
Baño en el mar

El agua puede inspirarnos a ser más compasivos y conectarnos

Al estar en un estado de calma, es posible sentirnos asombrados. Este sentimiento provoca una conexión más allá de nosotros mismos, apreciamos la naturaleza y nos enfocamos en la experiencia. Te sientes conectado con la naturaleza, contigo mismo y con quienes te rodean.

Se produce un cambio de orientación de “yo” a “nosotros”. No es una coincidencia entonces que muchos de los momentos románticos de la vida, suceden junto al mar (Compromisos, bodas, lunas de miel, tienen lugar cerca al agua).

Una mente azul nos puede hacer más creativos

Pensar en la ducha, como mucha gente sabe, puede ser una gran manera de activar nuestras ideas cuando nuestros cerebros necesitan ser creativos.

En nuestra ocupada y saturada vida diaria, no le damos mucha importancia al descanso y tranquilidad que necesita el cerebro. Pero cuando lo hacemos, nuestra mente entra en un modo diferente de conexión, el modo por defecto.

Este modo está conformado por las redes del cerebro asociadas con los sueños, imaginación, recuerdos, perspectivas e introspección. Es extremadamente importante para la creatividad. Muy a menudo, cuando relajamos nuestro cerebro y entramos a la ducha, activamos este modo por defecto y obtenemos las perspectivas e ideas que necesitábamos en lugar de estar buscando la solución desesperadamente frente al computador.

Hacer ejercicio en el agua es bueno para nuestros cerebros y cuerpos

paseos-en-barco-estepona (1)

El ejercicio en cualquier sentido puede mejorar nuestra salud mental y física de varias maneras, y puede ser una excelente forma de reducir el estrés. Sabemos que el agua nos ayuda a relajarnos, y sabemos que el ejercicio es bueno para nuestros cuerpos y cerebros, si alguien experimenta problemas que podrían solucionarse con el ejercicio y reduciendo el estrés, el agua puede ser de mucha ayuda.

También ejercitarte fuera, cerca al agua, te dará mayor enfoque mental que ejercitarte en un gimnasio lleno de gente con TVs y música. Muchas personas sienten que la presencia del agua les ayuda a sentirse mejor.

Es algo obvio y tan subestimado; sin embargo, la salud y los beneficios neurológicos que provee el agua, son muy reales.

Ahora que ya te hemos contado algunos de los beneficios para nuestro celebro al estar en contacto con el mar, que si estás de vacaciones en Estepona en verano, seguro que te encantará un paseo en barco para darte un baño en alta mar, cualquier día de la semana. :-)