Concha fina, calidad garantizada

Concha fina, calidad garantizada

Pedro y yo tenemos un barco marisquero llamado Anas con el que, entre otras especies, capturamos, cuando la veda nos lo permite: almeja chirla (Chalamea gallina), búsano (Bolinus brandaris), cañaílla (Hexaplex trunculus), coquina (Donax trunculus) y concha fina (Callista chione).

Concha fina, fresca y natural

Pues bien, tenemos muy buenas noticias para nuestra concha fina: ya tiene su distintivo de calidad certificada para garantizar al consumidor que la Callista chione (bajo el nombre de “Concha fina, fresca y natural”) se corresponde con un producto fresco, de calidad y respetuoso con el medio ambiente, ya que ha sido pescado artesanalmente mediante rastro mecanizado. Frescura: No transcurren más de 11 horas desde la captura hasta su comercialización en primera venta en lonja. s zonas de producción se encuentran bajo la confluencia de aguas atlánticas con las mediterráneas, lo que las hace ricas en nutrientes. Son zonas clasificadas como A, lo que significa que los moluscos capturados en esta zona no necesitan pasar por un centro de depuración antes de su venta. Sostenibilidad ambiental: Para pescarlas utilizamos unos aparejos llamados “rastros”, que colaboran en la conservación y regeneración del caladero y permiten que las especies de talla no comercial sean devueltas al mar y continúen con su ciclo de vida. Los barcos son pequeños y normalmente en ellos van de 2 a 3 hombres que trabajan desde las 6 de la mañana.

Ya sabéis, a partir de ahora estad pendientes en las pescaderías y restaurantes de la etiqueta de nuestra concha fina para aseguraros de su frescura y calidad.

¡Garantía asegurada!